Seleccionar página

Desde la decadencia y el fin de la Silver Factory en la parte I

“El año 1968, Valerie Solanas, escritora y feminista radical diagnosticada de esquizofrenia, le disparó tres tiros a Andy Warhol en la puerta de su estudio”

Valerie Solanas era una de las tantas personas que pasaba sus horas en la Silver Factory, una de las tantas personas que buscaban la protección y aprobación de Andy. Solanas había escrito un guión que Warhol le había prometido producir. Luego de recibir constantes evasivas, decidió en su delirio ir a matarlo. La tarde fatídica, Valerie se dirigió a la nueva Factory, que recién se había cambiado a Union Square, y esperó hasta que llegara. Mientras éste hablaba por teléfono le disparó tres veces, dándole con una de las balas que le atravesó 7 órganos. Andy fue llevado de urgencia al hospital donde fue declarado clínicamente muerto. El doctor decide abrirlo y luego de 5 horas en operación, salió con vida. Recuperarse físicamente le tomó meses, recuperarse psicologicamente, la vida entera. Valerie Solanas se entregó ese mismo día afirmando que Warhol tenía demasiado control sobre su vida.

Instagram

  • Cleanliness is Next to Godliness 1964 por David Hockney Estahellip
  • En nuestro nuevo post revisamos la revolucion que desato Alfredhellip
  • Untitled Emilio Sanchez Font Emilio Sanchez nace en Cuba elhellip
  • Descubre en nuestro nuevo post las vanguardistas ideas detras delhellip
  • Las mejores palabras del maestro robertomatta katarimag frasesmagicas
  • La Source de Calme 2002 La ultima obra de Robertohellip

Andy Warhol nunca volvió a ser el mismo, nació en el una creciente paranoia y vivió para siempre con dolores físicos. En la nueva Factory le prohibió la entrada a todos los freaks y drogadictos de la Silver, instalando una puerta antibalas y cámaras de seguridad que lo protegieran. Se rodeó de un nuevo tipo de gente, trabajadora y con ambición,  un equipo que lo llevaría a convertirse en un empresario del arte. La etapa experimental estaba terminada.

“el artista se alejó de su entorno poco convencional y dedicó gran parte de su trabajo en la década de los ’70 a los retratos por encargo”

Andy siempre estuvo obsesionado con el dinero, con tenerlo y con gastarlo. En los retratos por encargo encontró una fuente inagotable de dólares. Fue Fred Hughes, su mano derecha en esta época, quien lo subió desde el underground a la high society y a los círculos de poder. Fue una época de cuatro invitaciones cada noche, desde cenas en Park Avenue a premieres de cine y de almuerzos en la Factory, que pronto se convirtieron en un símbolo internacional de status. Los viajes a Europa eran constantes, donde tenía sus mayores clientes y galeristas; los europeos desde el comienzo encontraron todo tipo de profundidades filosóficas en su obra. En París, Milán o Roma, Andy y su equipo continuaban con la ronda de invitaciones, con lo más “up there”, como decía Andy. Incluso el Barón de Rede dio una sus míticas cenas, en honor a Andy Warhol, en su mansión del Palacio Lambert en París.

Para Andy vida y trabajo eran uno, y empujaba a sus colaboradores continuamente a maquinar conversaciones y encuentros para lograr conseguir retratos. En estos casos el mismo hacía las fotos y luego las serigrafiaba. El primero costaba $20.000 y luego cada copia en otros colores bajaba a $5.000. A principios de los ’80 todo el que fuera alguien tenía su rostro retratado por Andy Warhol, desde Diane von Furstenberg a Farah Diba, Emperatriz de Irán, a Debbie Harry y Diana Ross. Warhol ya era famoso, ahora se hacía rico.

“Su interés por el mundo de la fama se mantuvo, y en 1969 fundó la revista Interview dedicada a las celebridades”

Interview eran los ’70 hechos revista. La fama era el único común denominador que unía a las personas que aparecían en sus páginas. Era una revista de vida social, era como estar en las fiestas de Studio 54. Las personas bellas, famosas y ricas eran retratadas y entrevistadas al estilo Warhol, con colores y monosílabos. Fue Bob Colacello, el editor de la revista por 10 años, quien la llevó al estrellato y quien le atribuye el éxito a que unían mundos como nadie lo estaba haciendo; princesas, diseñadores de moda, rock stars y artistas de vanguardia, todos famosos, todos en Interview.

Fran Lebowitz y Truman Capote colaboraron por largo tiempo con Interview, convirtiendo luego sus columnas en libros. También trabajó André Leon Talley. Hacia mediados de los ’70 el crítico Benjamin Stein de Wall Street Journal escribió “En un sentido la revista de Andy es igual a su arte. Su misma superficialidad dice algo desgarrador sobre la desesperación en la vida de la mayoría de las personas… en un sentido eso hace de cada número de Interview una pequeña obra de arte” Siempre Andy, mostrando lo más superficial para decir lo más profundo.

“Warhol solía frecuentar clubes de Nueva York donde era siempre un meticuloso observador de la vida nocturna”

Andy Warhol era un voyerista en extremo, con su extraña personalidad, siempre prefería observar que participar. Y así era como vivía la vida nocturna neoyorkina; no bailaba, no conversaba, solo miraba. En los ’60 pasaba todas las noches en Max Kansas City, en la sala de atrás “the backroom”, donde actuaba como un árbitro de quien era lo suficientemente cool para entrar (en la foto junto a Paul Morrisey y Janis Joplin). Ahí se trasladaba todo su séquito de personajes cuando no estaban en la Silver Factory.

Después del disparo se retiró unos años de la vida nocturna, para compensar llamaba a primera hora a todos sus cercanos, para saber todo lo que había pasado y sobre todo, quién se había ido con quién. Cuando abrió Studio 54 el año ’76, Andy había vuelto a la noche y las pasaba casi todas ahí. Rápidamente pasó a estar totalmente identificado con este lugar. Lo especial de Studio 54, además de estar repleto de famosos, es que representaba el mix social de los ’70, que rompía con las antiguas barreras entre rico y pobre, gay y hetero, joven y viejo, etc. El fin común era prenderse con cocaína y alcohol y bailar disco toda la noche.

“A esta época pertenecen también las famosas Cápsulas de tiempo, cajas de cartón donde guardaba los más diversos objetos, sin otro criterio de selección más que su pertenencia”

Warhol, décadas antes del teléfono inteligente, obsesivamente registraba TODO. Siempre llevaba consigo su grabadora Sony y su cámara Polaroid, incluso grababa sus conversaciones telefónicas. Había un impulso primario en él en querer absorber todo lo que estaba pasando a su alrededor. Era un tarea interminable a la que dedicaba su vida. En cierta manera todo lo que hacía era una forma de registrar su época; fotografiar, entrevistar, pintar.

Otra forma de archivar y de registrar la encontró en las Cápsulas del Tiempo, estas eran cajas que dejaba al lado de su escritorio y que iba llenando con todo lo que encontraba a mano y no quería botar, como fotos, invitaciones a eventos y otros objetos. Cada vez que se llenaba una se cerraba y se le ponía fecha. Esto sucedió hasta su muerte, por lo que existen 610 Cápsulas del Tiempo, con una infinita y random variedad de contenido.

“La trayectoria artística de Andy Warhol alcanzó un punto cúlmine cuando pudo posicionarse a si mismo, en tanto que artista de renombre, como un ícono popular”

Nadie entendía el tema de la fama tan bien como Andy Warhol. La creación de su propio mito fue una constante en todas las etapas de su vida. El ideó y trabajó por convertirse en un ícono de la cultura popular, tal como Marilyn y Jackie. Para esto cuidó siempre un look identificable y uniformado y cultivó su misterio escondiendo su personalidad detrás del artificio, reduciendo su vocabulario a palabras como Wow! Gee! That’s great! y Oh really?

Era el doble juego de Warhol, por un lado creando esa personalidad fría, distante y superficial, se protegía y refugiaba del incontrolable miedo que le daba mostrarse a si mismo. Por otro lado el artificio le daba un aura de misterio a su persona pública y mediática, deshumanizándolo y convirtiéndolo en una imagen sin fondo. Con esto encontró lo que tanto buscó: nunca morir del todo. La figura de Warhol sigue presente en nuestra cultura, así como sus Elvis, Marilyn y Jackie, en el panteón de la divinidad contemporánea.

+ Historia > Arte

Las 11 claves para recorrer a Warhol en La Moneda: I Parte

Andy Warhol es considerado el artista más famoso y más relevante de la segunda mitad del siglo XX, así como Picasso lo fue de la primera. Andy Warhol vio la esencia de una cultura de masas, bombardeada por los medios de comunicación y obsesionada con la fama. Andy...

+ Historia > Cultura

Las 11 claves para recorrer a Warhol en La Moneda: I Parte

Andy Warhol es considerado el artista más famoso y más relevante de la segunda mitad del siglo XX, así como Picasso lo fue de la primera. Andy Warhol vio la esencia de una cultura de masas, bombardeada por los medios de comunicación y obsesionada con la fama. Andy...

Alfred Kinsey; el Padre de la Revolución Sexual

Nuestras actitudes ante la sexualidad humana han cambiado enormemente en los últimos 50 años. Desde una moral absolutamente puritana, donde la única relación sexual tolerada era la efectuada entre un hombre y una mujer dentro del...

John Lennon, Yoko Ono y sus actos de protesta política y libertaria

John y Yoko han sido una de las parejas más influyentes en nuestra historia reciente. Se conocieron en un momento en que John estaba exhausto de la Beatlemanía, cansado de ser un ídolo adolescente y de una fama a tal nivel que le paralizaba su vida diaria. Yoko Ono...